domingo, 25 de enero de 2009

SALVEMOS LA NOCHE BILBAÍNA

La noche de Bilbao se agota, se consume entre cierres de garitos y presión gubernamental. La ciudad del Guggenheim, sí esa, la que presume de modernidad y vanguardia ve como sus locales más punteros echan la persiana por un Ayuntamiento empeñado en acabar con el ocio nocturno y la cultura alternativa. Primero pusieron la excusa de los horarios y ahora la de los aforos para cerrar en las últimas semanas “Congreso”, “Kafe Antzoki” y “Surtidor”. Junto a ellos “Mao Mao Beach” (antigua “Columbus”) y “Pachá” siguen a la espera de saber si algún día podrán pinchar música y ofrecer diversión a unos bilbaínos cansados de tanta represión.

Hoy, una mañana de domingo, echo de menos aquellos fines de semana interminables a orillas del Nervión, con horarios impensables y oferta infinita. Solicito desde este humilde blog a nuestros políticos que recapaciten, que interpreten la normativa de un modo más laxo y que intenten comprender que para construir una ciudad importante y a la vanguardia cultural es necesario una noche rica y plural, llena de vida y diversión, de lo contrario, estamos abocados a ser una pequeña capital de provincias, inerte y aburrida, una ciudad escaparate en la que sólo cabe sacarse un par de fotos y huir hacia otros lugares con mayor personalidad y espíritu.


1 comentario:

Txema Oleaga dijo...

Habrá que intentarlo